MENSAJE EPISCOPAL DE PASCUA 2006
“ES VERDAD, ¡EL SEÑOR HA RESUCITADO!

 

Mis queridos hermanos: Pastores y Fieles , con la alegría que da el Espíritu, les deseo una Santa y Feliz Pascua de Resurrección ,en lo más profundo del corazón de cada varón y de cada mujer de buena voluntad , sensibles a la Verdad y al Amor, a la Justicia y a la Paz.

1. EN CRISTO RESUCITADO EXPERIMENTEMOS QUE: DIOS ES AMOR
   Hemos vivido en estos días Santos los grandes Misterios de nuestra Redención, recorrimos , especialmente el camino doloroso de la Pasión y de la Cruz. Descubrimos en el Cristo de la Cruz, la más profunda certeza del Amor de Dios a cada uno de nosotros y a todos los hombres, abiertos al abrazo de este Amor hasta el extremo. Amor que sana las heridas para vivir con amor y libera de las esclavitudes del pecado y del egoísmo, que nos impiden ser felices.
   Con María, Señora del Sábado Santo, que nos educa en la espera y siendo el rostro más bello de la esperanza, estamos sedientos para que Cristo resucitado se meta como vida nueva, en nuestra vida, y pueda cumplir en nosotros, en nuestra familia y en nuestra querida Argentina, aquella Palabra divina: ¡miren! “ Yo hago nuevas todas las cosas”(Apoc.21,5)
   En la Resurrección de Cristo tenemos el fundamento de nuestra Fe y la certeza de que Dios es Amor. En Cristo “la imagen visible del Dios invisible” (Col 1,15) , Rostro y corazón humano de Dios , Rostro y corazón divino del hombre, entramos en Él, para encontrar las dos certeza que nos ayudan a vivir con alegría y con sentido hasta la muerte: Dios nos ama, para ser capaces de amar. El examen que nos hace Cristo Resucitado, como le hizo a Pedro, es sobre el amor: ¿ Me amas, mas que estos?, y espera de cada uno la respuesta humilde : “¡Señor! Tú lo sabes todo, tu sabes que te amo”.
   Sólo en el amor nace el hombre nuevo, capaz de hacer un mundo nuevo y poner en el corazón de la historia, el fermento que hace posible el encuentro, la comunión y la solidaridad.

2. EN CRISTO RESUCITADO SE NOS REVELA EL HOMBRE NUEVO
   “En Cristo , centro de nuestra fe, contemplamos al Hombre Nuevo que nos hace nuevos. “ Todo ser humano esta llamado a transformarse cada vez más en Cristo, desde el Bautismo hasta la resurrección final” (NMA 52)
   Toda nuestra vida cristiana debe ser un seguimiento fiel de Cristo, que vive resucitado y glorioso. Él, es el mismo que caminó nuestros caminos: como niño pobre y sumiso a su Padre y a sus padres, como joven en la vida oculta y anónima, como la de tantos millones de hombres que nadie sabe que viven. Vivió la realidad del trabajo duro y afrontó el dolor de los pobres. Gustó los caminos del silencio y de la madurez. Asumió todo lo humano, vivió en el servicio, compartió las angustias y esperanzas y no teniendo complicidad con el pecado, lo cargó sobre sus hombros , se hizo cargo de nuestra maldad y como manso Cordero, los llevó a la Cruz, como el precio de nuestro rescate y liberación.
   Ayer Pilato preguntó a Cristo ¿qué es la Verdad? Y no espera su respuesta. Sin quererlo el mismo, presenta la Verdad en persona, al poner a Cristo ante la multitud como el Hombre.¡Ecce homo! ¡ He aquí al Hombre¡
   Este es la Verdad, el Hombre nuevo : donado, entregado, derramado, para que nosotros tengamos en Él la vida en abundancia y amemos con Él amó.
La humanidad nueva tiene su origen, en esta entrega y es fecundada por este amor.
   En la Pascua de Cristo está la fuente de nuestra pascua, como el manantial para pasar de hombres heridos, para ser hombres nuevos, capaces de hacer nuevas todas las cosas de cada día.
   Mis hermanos: Con hombres nuevos, con corazones renovados y reconciliados madurará entre nosotros, una Argentina nueva que esté al servicio de lo que en verdad, dignifica y engrandece.

3. CRISTO REVELA AL HOMBRE SU AUTENTICA DIGNIDAD COMO PERSONA
   En estos tiempos que se habla tanto de los Derechos humanos , los cristianos debemos tener claridad y saber de que se trata.
   Son auténticos derechos humanos, todos aquellos , que tienen su fuente en la dignidad humana, brotan de ella. Los derechos humanos desprendidos del hombre, como imagen e hijo de Dios , si no tienen en cuenta a todo el hombre y a todos los hombres se convierten en derechos torcidos y denigran su dignidad como persona.
   “Cristo revela al hombre su auténtica dignidad como persona. En Cristo que muestra la misericordia del Padre, se nos manifiesta la verdad, el sentido y la misión de toda persona humana. Nuestro origen y por tanto, nuestra dignidad están en Dios, el Padre de Nuestro Señor Jesucristo. Por eso, la fe cristiana es un potencial que sana, afianza y promueve la dignidad del hombre”(NMA 56)
   “La Iglesia... se reconoce como servidora de la dignidad humana y de la comunión fraterna en la hora actual de nuestra patria.” NMA 51.
Por eso no podemos permanecer indiferentes cuando se quieren desconectar los derechos humanos, de la dignidad humana, de la dignidad del hombre, desde su concepción hasta la muerte natural y en todo su recorrido, de la dignidad humana del varón como varón y de la mujer como mujer, de la dignidad de los niños , de los jóvenes y de las familias.
   Debemos iluminar las realidades temporales con la fuerza del Evangelio, con la Luz del Resucitado para que la política, la Justicia, la Leyes, lo social y la Economía esté al servicio del hombre y de su dignidad y no al revés.
   En los pobres resplandece la dignidad absoluta del ser humano. Ellos, víctimas de la injusticia y el desamor, son sacramentos de Cristo.( NMA 58).
   Por ser creyentes y por ser hombres debemos velar por los auténticos derechos humanos que alcanzan a todos y en todos deben ser respetados. No son propiedad de ciertas ideologías sino de la humanidad que no olvida , ni le da las espaldas a su Origen y a su Liberador.

   Mis hermanos, el Señor Resucitado, Señor de la Historia y de la Vida nos haga experimentar su Rostro al partir el Pan , en la Eucaristía Pascual, para que, con el corazón ardiendo, corramos hacia el encuentro de los hermanos para gritarles la experiencia de la Gran Noticia:
   ¡Hemos visto al Señor!
   Los abrazo con mi alegría Pascual y los bendigo en el Amor de Cristo Resucitado.

¡DIOS ES AMOR!
Baldomero Carlos Martini
Obispo de San Justo

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Somos un equipo de profesionales que contamos con los medios indicados para plasmar esos momentos que dejarán huella. Trabajamos con propuestas novedosas, combinamos la fotografía tradicional y de reportaje dando como resultado imágenes espontáneas y bellas, llenas de sentimientos.
Obispado de San Justo / Arieta Nº 3065 / San Justo / Buenos Aires / Argentina / E-mail: obsjusto@act.net.ar