MENSAJE PASTORAL DE NAVIDAD 2004

"ENCONTRARÁN A UN NIÑO ENVUELTO EN PAÑALES Y ACOSTADO EN UN PESEBRE" (Lc 2,12b)

"El pueblo que caminaba a oscuras vio una Luz intensa" (Is 9,1)"

 

   En estos días de Paz y de Amor me pongo de rodillas junto al pesebre, para adorar al Niño Dios y apoyándome en su pecho tierno, quiero escuchar los latidos del corazón de Dios y así experimentar la ternura y la profunda revelación del Padre, especialmente Su misericordia y Su Amor y lo hago en nombre de todos Ustedes y de todos lo que tienen un corazón abierto a la Verdad, que está en Jesucristo, Evangelio del Amor del Padre, salvación y liberación de todos los hombres.

   Estamos todos llamados a encontrarnos en este Niño con el Rostro humano de Dios y con el Rostro divino del hombre, para redescubrir nuestra más profunda identidad.

   Deseándoles a todos una Santa y Feliz Navidad, los invito a acercarnos a tan grande misterio con un espíritu abierto y dócil para que el Espíritu Santo haga brotar muy dentro de nosotros, sentimientos de amor y de adoración, de alegría , de justicia y de paz.

CON LOS SENTIMIENTOS PROFUNDO DE MARIA Y DE JOSE
   Con la actitud contemplativa y virginal de la Virgen María y de San José y con sus mismos sentimientos nos acercamos al pesebre para ahondar en el misterio de la Navidad y escuchar su Mensaje para cada uno de nosotros y para estos tiempos difíciles que vive la Iglesia , que vive nuestra Patria y que vive cada familia, como santuario de la vida y escuela de sana humanidad.

   María y José compartiendo el ideal virginal, que los une, nos ayudan con sus corazones puros a mirar con asombro, la grandeza del Amor de Dios que se hace hombre: Este Niño es Dios con nosotros y en nosotros. El niño que está en sus brazos, es el Esperado , el Mesías , el Salvador, el Señor. Este es el rostro humano de Dios y el rostro divino del hombre.

   La contemplación del pesebre , con el corazón de María y de José, nos conduce a hacer de esta Navidad , siempre llena y fecunda por la acción del Espíritu, una fiesta de Dios y una fiesta del hombre y así nos comprometemos a:
Proclamar y vivir, el Amor, la Misericordia y la Belleza que salva y dignifica.
Renovar y vivir, el anuncio de Jesucristo, como claro Evangelio de la familia y de la vida con paternidad y maternidad responsables.
A defender y promover la dignidad humana de todo el hombre y de todos los hombres.
Y ayudar a que Argentina no reniegue de sus valores fundantes,
que la vieron nacer como Nación y que todos le preparemos un pesebre al Señor de la Historia para llegar a ser Patria para todos y para que el hombre no vuelva jamás a ser víctima del hombre.

CON LOS SENTIMIENTO DE LOS PASTORES DE LA NOCHEBUENA
   Los humildes pastores de la nochebuena , que estaban , por su trabajo, vigilantes y atentos, recibieron del Ángel del Señor, la Buena Noticia del nacimiento del Salvador y su señal: "Un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre".

   No se quedaron en la indiferencia, "se decía unos a otros: Vayamos a Belén, y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha anunciado". "Fueron rápidamente a Belén y encontraron a María , a José y al recién nacido acostado en un pesebre" (Lc 2,15-20)

   Con gozo contaron su experiencia, alabaron a Dios y glorificaron su Nombre por todo lo que habían visto y oído. El silencio tiene como fruto la oración y madura nuestra escucha.

   Dios se acerca a los pobres y humildes para iluminar su noche. Ellos son como los niños, por eso encontraron al Niño Dios. La actitud de los pastores nos comprometen a vivir la Navidad:
Centrando nuestra mirada, nuestro horizonte y nuestro camino en Jesús, hombre y Dios, hijo de la historia y de las promesas divinas, fundamento de nuestra dignidad humana
Nos hace vivir la experiencia de su rostro en todos los rostros de nuestros hermanos.
Y correr con alegría, desde el pesebre hacia los demás, para ayudarnos a vivir el Evangelio del Amor y de la fraternidad, de la Justicia y de la Paz , de la Alegría y de la Esperanza.

¿HEMOS SUPERADO LOS SENTIMIENTOS DE HERODES?
   Vivimos tiempos difíciles como argentinos, por realidades que nos afectan y atacan a los grandes valores y esto, nos hace sufrir.

   Ante la gracia, siempre nueva, de la Navidad y para centrar nuestro corazón en el Niñito Dios, debemos tener en cuenta también, los sentimientos de Herodes para no hacer lo mismo. Herodes buscó al Niño no para adorarlo y aceptarlo , sino para matarlo , cegado por su ambición. Un rey que tiene miedo a perder su poder y no le importan los medios para lograrlo.

   Nosotros en la Navidad celebramos la Vida y anunciamos gozosos el Evangelio de la vida , ante los Herodes modernos , que impulsan poco a poco la cultura de la muerte. Herodes se ensañó con los niños inocentes , hoy se pretende no dejarlos nacer y en campañas engañosas se promueven el aborto y la anticoncepción; no se deja crecer a muchos chicos, con el negocio nefasto de la droga y el alcohol, que hacen pedazos la vida y su sentido. El reino de la muerte se opone al reino de la Vida y la corrupción de hoy es la misma que ayer.

   El Niño de Belén se identifica con los nuevos inocentes: los niños abortados, los niños desnutridos y sin educación, los que tienen la calle como hogar, los que se drogan y son prostituidos y en los ancianos abandonados. Ellos nos muestran el Rostro de Cristo que ya en el Pesebre comenzaba a cargar con su Cruz.

   Mis hermanos: que todo esto, que hemos reflexionado nos lleve a darle a la Navidad su significado profundo y nos comprometa a cambiar, nos haga más buenos y así poder cantar con toda la Iglesia:

¡"Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra, a los hombre que Él quiere tanto"!

   Les deseo una Santa Navidad y Feliz Año 2005 , los bendigo de corazón y los espero vivir el Amor de Cristo en cada Eucaristía, como fuente y culminación de toda la vida y misión.

¡DIOS ES AMOR!
Baldomero Carlos Martini
Obispo de San Justo

Somos un equipo de profesionales que contamos con los medios indicados para plasmar esos momentos que dejarán huella. Trabajamos con propuestas novedosas, combinamos la fotografía tradicional y de reportaje dando como resultado imágenes espontáneas y bellas, llenas de sentimientos.
Obispado de San Justo / Arieta Nº 3065 / San Justo / Buenos Aires / Argentina / E-mail: obsjusto@act.net.ar