CARTA PASTORAL DE PASCUA 2011
LA BELLEZA DE LA PASCUA COMO LUZ, VIDA Y OFRENDA DE AMOR

 

   Mis queridos hermanos y hermanas: Vivamos con alegría este encuentro con Jesús que resucita de entre los muertos y se deja ver y tocar, en su nueva dimensión. ¡Ha resucitado! Es el Hombre nuevo, que hace nuevas todas las cosas y nos regala el ser hombres y mujeres renovados, capaces de construir una nueva humanidad y darle un rostro nuevo a toda la realidad que nos rodea en estos tiempos difíciles.

   Este misterio es el nos da la gracia para descubrir la belleza de la Pascua, como fuente de luz, engendradora de vida y que hace de nosotros y de todo lo nuestro, una ofrenda de amor.

   Dios tiene en cuenta, nuestra necesidad profunda de experimentarlo presente en nuestra vida, sacándonos de la oscuridad del pecado y de la muerte. Necesitamos verlo y tocarlo con el corazón. En estos días santos que celebramos, en este Sábado Santo que hoy vivimos, al decir del Papa Benedicto, “ como la “tierra de nadie”, entre la muerte y la resurrección; pero en esta “tierra de nadie”, ha entrado Uno, el Único que lo ha recorrido con los signos de su Pasión por el hombre. Su amor lo llevó hasta entrar en el lugar de la soledad absoluta del hombre a donde no llega ningún rayo de amor, donde reina el abandono total, sin ninguna palabra de consuelo: “los infiernos”. Jesucristo permaneciendo en la muerte, cruzó la puerta de esta soledad última, para guiarnos también a nosotros, a atravesarla con Él. En la hora de la máxima soledad nunca estaremos solos. La Pasión de Cristo es la pasión del hombre. Este es el misterio del Sábado Santo. Precisamente desde allí, desde la oscuridad de la muerte del Hijo de Dios, ha surgido la Luz de una nueva esperanza, la luz de la Resurrección”: la victoria de la vida sobre la muerte y del amor y la entrega, sobre el odio y el egoísmo. El Sábado del mundo encontrará su plenitud en la luminosidad de la Pascua de Cristo, la Luz que brilló en las tinieblas y su Presencia en cada uno.

   Mis hermanos: Es una exigencia del amor, que en la Pascua nos encontremos con Cristo resucitado, descubriendo la belleza de sus signos, que nos interpelan y nos dicen a todos “el Señor está aquí y te llama” ¿ Qué respuesta le damos? ¿ En qué se nota que hemos entrado en El y Él entró en nuestra vida? ¿Cuáles son los signos de este luminoso día sin ocaso?

1. CRISTO HA RESUCITADO Y NOS ILUMINA, UNA SEÑAL, EL CIRIO PASCUAL
   Un hermoso Cirio es bendecido y adornado con las cinco llagas, santas y gloriosas, para que se llene de alegría nuestro corazón y nos lleve a reconocerlo a Él, como el Señor de la Historia y de nuestra vida. A Él pertenecen el tiempo y la eternidad y nos recuerda durante el año, que El ha resucitado y disipa las oscuridades de la muerte en las que estamos sumergidos y las tinieblas de la inteligencia y del corazón que nos impiden vivir con alegría, amor y en paz.

   Ruego que desde este primer año de la Novena de Años, preparando el Jubileo Diocesano, el Cirio Pascual, que simboliza a Cristo Viviente y luminoso, no lo apaguemos dentro nuestro y que la fuerza luminosa de su Cruz, nos atraiga a todos como su Pueblo Santo. Si estamos cerca de su Luz, iremos acrecentado nuestra dignidad de seguidores suyos y escucharemos como Madre Teresa el llamado misionero: “Se tú mi luz” en los ambientes matanceros y de la realidad Argentina, sobre la que muchas oscuridades impiden el encuentro de los hermanos.

   Pongámosle nombres, a las tinieblas que nos quitan la alegría y ponen obstáculos a la justicia, al amor y a la paz. Cristo resucitó para que entremos en su Corazón y el pueda entrar en el nuestro y así vivamos el gozo de su fiesta, que fundamenta el auténtico servicio al Bien común.

   ¿Cuál va a ser nuestro compromiso con Cristo: en la familia, en la Comunidad y en la Patria?

2. LA PASCUA TIENE UN SENO FECUNDO, EN LA FUENTE BAUTISMAL.
   En el desierto cuaresmal nos preparamos para hacer en esta noche, memoria de nuestro Bautismo junto a la fuente bautismal. En ella nacimos, como hijos de Dios, miembros del Cuerpo de Cristo y animados por el Espíritu para vivir en el mundo, como testigos del Amor resucitado, con capacidad de cambiar el mundo y ser los peregrinos de la fe y de la luz, hacia la Casa del Padre.

   El agua que llena la fuente, nos habla y tiene un grito triunfal. El Cirio Pascual se introduce en ella, para darle la fecundidad del Espíritu, que vivificó nuestros corazones y nuestras vidas. Nos hace hoy, crecer en la fraternidad del amor y en la comunión que lleva a Dios como hijos y al encuentro del demás como hermanos. Esta agua se derrama para hacernos pasar de la muerte a la vida, de todo lo que es pecado a la vida en amistad con Dios. Nacemos a una dignidad que nos lleva a pasear con Dios en el paraíso y nos vuelve testigos de una Alianza de amor, sellada con la Sangre redentora del Hijo, en quien nos hacemos hijos y para que lo escuchemos de verdad.

   Cuando alguien es bautizado nace un discípulo-misionero de la resurrección de Cristo y capaz de gritar con valentía su Evangelio, todo el Evangelio, no solo lo que nos conviene.

   Mis hermanos: Que la Iglesia que peregrina en San Justo, se renueve con la gracia de esta Pascua. Comience, hoy, a la luz del Evangelio a vivir en estado de Asamblea Diocesana y caminando en comunión hacia el Jubileo de oro, encuentre siempre, nuevos impulsos de vida. Sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz. Que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando con fidelidad, amando y sirviendo como Cristo nos amó.

   Por eso: ¡Renueva, cristiano tu dignidad! ¿Iglesia querida de San Justo qué dices de ti misma?

3. LA BELLEZA DE LA PASCUA SE CONCENTRA TODA ELLA EN EL ALTAR.

   Lo primero que vemos al entrar en una iglesia católica es el Altar. Es el “corazón” del Templo.

   Dos mesas se destacan : la de la Palabra de Dios y la del Sacrificio de Cristo. Cada una tiene su belleza, no tanto en como son, sino por lo que se hace en ellas y por lo que celebramos en ellas.

   El encuentro con Cristo resucitado y viviente, se da al escuchar la Palabra, que proclama las maravillas de Dios para con nosotros y en la Eucaristía que hace viva y actual, toda su Pascua. En un poco de pan y de vino, nos regala su Amor sacrificado, su presencia como Cristo total, que nos atrae y nos abraza a todos, para que hagamos con Él una ofrenda de nuestra vida al Padre.

   La Celebración de la Eucaristía se hace en el Altar de la misa y en el altar de los corazones, para prolongarse en la vida de cada día. La Misa es fuente y culminación. En ella, Cristo, el Señor, hace posible nuestro encuentro y nuestra experiencia en la fe, de su Misterio y de sus mismos sentimientos. Somos cambiados desde dentro, por la reconciliación y por las eficaces palabras de la Consagración, para que lo irradiemos en todo nuestro ser y obrar. Él está dentro de nosotros para que hagamos de cada día, donde estemos, un espacio de encuentro, de diálogo y compromiso ciudadano, y siendo en esta rica realidad matancera, como la levadura, para que fermentemos de Evangelio los ambientes, como luz al servicio de la Verdad completa y como la sal seamos sabiduría, para vivir como ciudadanos respetados y no usados por nada, ni por nadie.

   En la Comunión hacemos pascua, nos asimila, para que seamos más parecidos a Él, como hombres nuevos con corazones renovados, para hacer una Iglesia más fiel, una Matanza más fraterna y solidaria y una Argentina más consustanciada con la herencia de nuestros padres y a nuestra matriz cultural cristiana y católica, abierta y al servicio de la dignidad humana de todos.

   Deseándoles Santa y Feliz Pascua de Resurrección, los abrazo con mi Bendición Pastoral.

¡DIOS ES AMOR!

Baldomero Carlos Martini
Obispo de San Justo

“¡ELIGE LA VIDA Y VIVIRÁS!”

“RENOVEMOS EL ENCUENTRO Y EL ANUNCIO DE JESUCRISTO VIVIENTE”

Somos un equipo de profesionales que contamos con los medios indicados para plasmar esos momentos que dejarán huella. Trabajamos con propuestas novedosas, combinamos la fotografía tradicional y de reportaje dando como resultado imágenes espontáneas y bellas, llenas de sentimientos.
Obispado de San Justo / Arieta Nº 3065 / San Justo / Buenos Aires / Argentina / E-mail: obsjusto@act.net.ar