MENSAJE EPISCOPAL DE CUARESMA 2007
“LAS LAGRIMAS DE DIOS SON EL SIGNIFICADO DE LA HISTORIA”

 

   Queridos hermanos: Pastores y fieles ¡Paz y Bien en el comienzo de una nueva Cuaresma!

   Emprendemos juntos, este miércoles de Ceniza, un camino espiritual hacia la Pascua. Cuaresma es tiempo de gracia, de profunda renovación espiritual y principalmente es un “ Encuentro con Jesucristo vivo, Camino para la Conversión, la Comunión y la Solidaridad.”(EinA)

ENCUENTRO EN LA FE CON JESUCRISTO VIVO
   ¡Cuántos encuentros de Jesús con hombres y mujeres, niños y jóvenes descubrimos en el Evangelio! Estos encuentros, se producen hoy, si queremos encontrarnos con Cristo vivo, si lo buscamos con un corazón sincero y humilde.

   Es una experiencia en la fe que nos hace exclamar “¡Hemos encontrado al Mesías!” (Jn 1,35-51), Experiencia de gozo: “ Los discípulos se alegraron mucho de ver al Señor” (Jn 20,20) Es alegría del encuentro con Quien puede cambiar y transformarnos la vida. Es como un fuego abrasador que nos saca de la indiferencia:“¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras no hablaba en el camino” (Lc,24 13-35) y que nos hace orar: “ ¡Quédate con nosotros, Señor! porque ya es tarde.”

   La Cuaresma nos ayudará a encontrarnos con el Cristo que desde el sufrimiento de la Cruz nos atrae a su corazón para hacernos entrar en sus sentimientos de Hijo obediente , de Siervo sufriente y de Cordero inocente. “La sabiduría de la cruz es camino para conocer a Dios, un Dios que sufre y sufre como Cordero inocente”, que se hace cargo de nuestros pecados. “Quien no ve el sufrimiento de Dios, no ve su amor. Dios es amor que sufre. El amor sufre. Las lágrimas de Dios son el significado de la historia” (Cc 354) La Cruz de Cristo es el lugar del encuentro de todos y de todo.

   El Señor sale al encuentro en su Palabra para alimentar nuestra fe, en la Eucaristía para hacernos entrar en su misterio Pascual y en los hermanos, especialmente en los pobres.

CRISTO ES EL CAMINO PARA LA CONVERSIÓN
   “El encuentro con Cristo, mueve a la conversión” (EinA 26) Cuaresma es tiempo de poner a punto nuestra vida con un sincero reconocimiento de nuestros pecados, debilidades e inconsistencias y disponernos a una auténtica conversión . Cuando Pedro experimentó la presencia viva y poderosa de Cristo, sintió también su pequeñez y su pecado que lo hizo postrarse ante el Señor y se encontró con Él (Lc 5,1-11). En el drama de la Pasión cuando la debilidad pudo más que sus impulsos, Pedro lloró amargamente su traición al dejarse alcanzar por la mirada del Señor(Lc 22,61). La Conversión surge de un encuentro y se renueva cada día, cada mañana ante el llamado del Señor a ser más buenos.

   Dios nos quiere santos y Cristo es el único camino para llegar por la conversión a la santidad .

   La Conversión tiene en el Sacramento del perdón la gracia para vivir el abrazo del Padre Misericordioso en el ministerio sacramental de la Iglesia, como reencuentro, reconciliación y paz. Es sanador y bueno prepararnos para la Reconciliación pascual , meditando Lucas 15 y Mateo 5 .

   Solo quien se reconcilia con Dios es protagonista de la reconciliación con y entre los hermanos.

   La tierra será nueva cuando las víctimas (Abel) se ocupen de sus asesinos (Caín) hasta cambiar su corazón. Cuando Abel se atreva a acercarse a su asesino, entonces el Reino de Dios estará realmente cerca de todos los corazones humanos.”(Ronchi) ¿Caín donde está tu hermano? ¿Abel que hiciste por tu hermano? Con justicia y misericordia , el perdón es amor que sana y eleva a la sociedad.

JESUCRISTO ES EL CAMINO PARA LA COMUNIÓN
   En nuestro camino hacia la Pascua no caminamos solos, sino con los hermanos, y experimentamos un corazón que late entre nosotros y en nosotros, que nos hace tomarnos de las manos y querernos bien. Es el Corazón de Cristo Eucaristía que nos une en la Comunión , nos hace sentir que Dios es amor y que la unidad es la pasión de Dios y la misión de la Iglesia.(Jn 17)

   En la Eucaristía, la Palabra de Vida y el Cuerpo del Señor, nos dan la gracia del encuentro con el Cristo viviente que desde la Cruz y su dolor, nos abraza y hace posible que integremos nuestra debilidad, y todo lo pongamos en su corazón que se abre para darnos el Espíritu, su Vida nueva.

   Como Iglesia , misterio de comunión para la misión, en el abrazo de la Eucaristía somos transformados y enviados por Cristo siendo así testigos de su Verdad, de su Belleza y de su Amor.

   La Celebración dominical de la Eucaristía en estos domingos de cuaresma nos abra a una caridad intensa. El Cuerpo del Señor nos haga ver su Rostro, en el rostro del hermano que sufre y eduque nuestro corazón para la solidaridad, en gestos concretos, tanto personales como comunitarios.

EL SEÑOR, ES EL CAMINO PARA LA SOLIDARIDAD
   En la Cuaresma , la abstinencia y el ayuno, despierten en nosotros el hambre y la sed de Dios, nos disponen al encuentro con Él y nos urgen a un amor solidario para con los hermanos más necesitados de amor.

   El llamado cuaresmal, a una caridad intensa, se exprese en la solidaridad y despierte en todos los argentinos la pasión por el bien común y de cada persona.

   Que sea este llamado, una escuela de ciudadanía, en este año electoral, para que la enseñanza social de la Iglesia, ilumine el compromiso temporal de todos, concientes de ser hombres y mujeres responsables.

   La espiritualidad cuaresmal nos abra al Espíritu Santo para ver la salud de nuestra patria y ser concientes de sus gritos y necesidades para saber elegir a quienes sean los más aptos para gobernarnos.

   El encuentro con Cristo nos lleve a descubrir los valores que están en juego, especialmente la dignidad de la persona, el don de la vida , la belleza de la familia, la importancia de la educación, atentos a los más pobres.

   La pobreza más grande es no tener un trabajo digno , no ser tratados como hijos de Dios y no ser considerados como ciudadanos. Los derechos humanos que no reconozcan la dignidad humana y no broten de ella, desintegran y enferman a la sociedad y hacen imposible una sana convivencia.

   “Por eso la solidaridad es fruto de la comunión , que se funda en el misterio del Dios que es uno y trino y en el Hijo de Dios encarnado y muerto por todos, se expresa en el amor del cristiano que busca el bien de los otros, especialmente de los más necesitados” (EinA52)

   Queridos hermanos: que nuestro encuentro con Cristo se manifieste en gestos concretos de amor solidario y de cercanía a los que son menos amados y recojamos las lágrimas de Dios, en los que más sufren y lloran.

   Que María, Señora del Camino hacia la Pascua, nos eduque en el amor a Dios , a la Iglesia, a la Patria y reconocer que todo argentino es un hermano y que en todo hombre Jesús me tiende su mano.

   Los abrazo con mi oración y mi bendición pastoral en el Cristo, Hijo obediente, Siervo sufriente y Cordero inocente que quita el pecado del mundo.

¡DIOS ES AMOR!
Baldomero Carlos Martini - Obispo de San Justo

¡EMPRENDAMOS JUNTOS EL CAMINO HACIA JERUSALÉN!
¡Que la Pascua sea una fiesta dentro de cada corazón, de cada familia y de cada Comunidad!

Somos un equipo de profesionales que contamos con los medios indicados para plasmar esos momentos que dejarán huella. Trabajamos con propuestas novedosas, combinamos la fotografía tradicional y de reportaje dando como resultado imágenes espontáneas y bellas, llenas de sentimientos.
Obispado de San Justo / Arieta Nº 3065 / San Justo / Buenos Aires / Argentina / E-mail: obsjusto@act.net.ar